Buscar...

29 abril 2013

Declarando lo que Viene


“Mientras la tierra permanezca, habrá cultivos y cosechas, frío y calor, verano e invierno, día y noche”. Génesis 8:22

El principio de la siembra y la cosecha es antiquísimo, y ha sido aplicado desde tiempos remotos en el cultivo terrenal para beneficio de los agricultores; sin embargo, el apóstol Pablo, refiriéndose a la ofrenda que la iglesia de Corinto iba a dar para sus hermanos de Jerusalén, utilizó la enseñanza de la siembra y la cosecha para motivarla, pues “toda verdad natural es paralela a una verdad espiritual”. La siembra es una ofrenda con un objetivo específico. Para apreciar aún más la importancia de sembrar en el Reino de Dios con nuestras finanzas, bienes y con nuestra propia vida, comenzaremos leyendo lo dicho por el Señor Jesús en Juan 12:24, en donde se deja claro que para una cosecha efectiva, debe haber muerte de la semilla, es decir, que debes olvidarte de tu semilla, y enfocarte en la cosecha que viene. En tal sentido, vemos que Abraham ofreció a Isaac en sacrificio (lo sembró) cuando Dios lo puso a prueba, y fue bendecido abundantemente (Génesis 22:16-18), pues aunque Isaac no murió físicamente, para Abraham, ya él estaba muerto (Hebreos 11:19). Allí podemos ver un poderoso principio de Reino, para obtener una gran cosecha:

SIEMBRA, AUNQUE TUS SENTIMIENTOS Y EMOCIONES NO TE APOYEN… SIEMBRA, PUES ESE ACTO ACOMPAÑADO DE LA PALABRA DE FE, TE PROYECTARÁ A DONDE QUIERES LLEGAR (Salmo 126:5-6).

Abraham no estaba sembrando sin sentido. Él lo hacía, porque Dios le había dado una Palabra; y “por fe”, ofreció a su hijo sin titubear, declarando la providencia de Dios (Génesis 22:8), confiado en que Él tenía el poder para volverlo a la vida, y cumplir así con Su Pacto. Asimismo, cuando la iglesia de Corinto estaba dispuesta a sembrar, el apóstol le recuerda por qué sembrar: “Efectivamente, serán enriquecidos en todo sentido para que siempre puedan ser generosos. Y, cuando llevemos sus ofrendas a los que las necesitan, ellos darán gracias a Dios” (2 Corintios 9:11).
De esta forma, recordemos siempre algunos principios de Reino acerca de la siembra:

  • La siembra debe ser un estilo de vida (Eclesiastés 11:6).
  • La cosecha es un hecho (Gálatas 6:7).
  • Puedes cosechar bastante rápido, pero no existe una cosecha instantánea (Gálatas 6:9; Marcos 4:28-29).
  • La mejor tierra para sembrar es el Reino de Dios (Gálatas 6:10). ¡Apunta a lo excelente!
  • Tu siembra determina tu futuro (2 Corintios 9:6-8; 1 Corintios 15:37). ¡Visualiza lo que quieres cosechar!
  • La cosecha dependerá del tipo de semilla que siembres (Génesis 1:11; 1 Corintios 15:38). Hay personas que siembran dinero, y quieren cosechar bienes; siembra conforme a lo que quieres cosechar.

¿Qué esperas para sembrar?

“El agricultor que espera el clima perfecto nunca siembra; si contempla cada nube, nunca cosecha” (Eclesiastés 11:4).

Siembra en buena tierra, confiesa la Palabra, y disfruta tu cosecha, la cual te preparará para tus próximas siembras.

20 abril 2013

18 abril 2013

Isaías 2:4

El SEÑOR mediará entre las naciones y resolverá los conflictos internacionales. Ellos forjarán sus espadas en rejas de arado y sus lanzas en herramientas para podar. No peleará más nación contra nación, ni seguirán entrenándose para la guerra.

17 abril 2013

Salmo 40:4-5


¡Feliz el hombre que confía en el Señor y no busca a los insolentes ni a los que adoran a dioses falsos! Señor y Dios mío, muchas son las maravillas que tú has hecho y las consideraciones que nos tienes. ¡Nada es comparable a ti! Quisiera anunciarlas, hablar de ellas, pero son más de las que puedo contar.

16 abril 2013

1 Juan 4:16

Nosotros sabemos cuánto nos ama Dios y hemos puesto nuestra confianza en su amor. Dios es amor, y todos los que viven en amor viven en Dios y Dios vive en ellos.

10 abril 2013

Gálatas 3:2

Déjenme hacerles una pregunta: ¿recibieron al Espíritu Santo por obedecer la ley de Moisés? ¡Claro que no! Recibieron al Espíritu porque creyeron el mensaje que escucharon acerca de Cristo.

07 abril 2013

Isaías 58:7


Compartan su comida con los hambrientos y den refugio a los que no tienen hogar; denles ropa a quienes la necesiten y no se escondan de parientes que precisen su ayuda.

01 abril 2013

Salmo 118:22-23


La piedra que desecharon los constructores ha llegado a ser la piedra angular. Esto ha sido obra del Señor, y nos deja maravillados.