Buscar...

30 noviembre 2012

Génesis 1:26

Dios dijo: "Hagamos al hombre a nuestra imagen, según nuestra semejanza; y que le estén sometidos los peces del mar y las aves del cielo, el ganado, las fieras de la tierra, y todos los animales que se arrastran por el suelo".

29 noviembre 2012

Ministerio CCG

Ministerio CCG - Bienvenidos:

'via Blog this'

Acercándonos a la Biblia


Para acercarnos a la Biblia adecuadamente, es importante saber algo del Dios que la respalda: Dios es a la vez trascendente (esto es, él está “más allá” del espacio y del tiempo) y personal.  Él es soberano y es el creador todopoderoso, a quien el universo entero debe su existencia; sin embargo, él es el Dios quien por gracia condesciende para relacionarse con nosotros los seres humanos, a quienes él mismo formó a su propia imagen.  Puesto que  nosotros estamos limitados por el tiempo y el espacio, Dios nos encuentra aquí; él es el Dios personal que se relaciona con otros seres, personas que él hizo para que le glorifiquen y que se gocen en él por siempre. Dios ha escogido revelarse a nosotros, porque de otra manera sabríamos muy poco acerca de él...

28 noviembre 2012

Mateo 16:19

Te daré las llaves del reino de Dios. Si tú juzgas a alguien aquí en la tierra, Dios ya lo habrá juzgado en el cielo. A quien perdones aquí en la tierra, Dios también lo habrá perdonado en el cielo.

26 noviembre 2012

25 noviembre 2012

Efesios 1:4-6


Dios nos escogió en él antes de la creación del mundo, para que seamos santos y sin mancha delante de él. En amor nos predestinó para ser adoptados como hijos suyos por medio de Jesucristo, según el buen propósito de su voluntad, para alabanza de su gloriosa gracia, que nos concedió en su Amado. 

24 noviembre 2012

Salmo 92:9-12


Ciertamente tus enemigos, Señor, ciertamente tus enemigos perecerán; ¡dispersados por todas partes serán todos los malhechores! Me has dado las fuerzas de un toro; me has ungido con el mejor perfume. Me has hecho ver la caída de mis adversarios y oír la derrota de mis malvados enemigos. Como palmeras florecen los justos; como cedros del Líbano crecen.